Vinos

Catas: El novio perfecto.

31 marzo, 2020

author:

Catas: El novio perfecto.

Os presento una de mis catas favoritas de un vino blanco semi-dulce. ¿Por qué es mi favorita? Pues debido a su elaboración. Cuando un vino está fermentando, en este caso en depósito de acero y paramos su fermentación, conseguimos este vino tan diferente y original donde predomina su punto refrescante, dulce y muy goloso. Así, obtenemos un vino blanco que siendo semi-dulce, es ligero en boca e invita a repetir, con el carácter inconfundible del Moscatel, pero con la frescura y acidez que equilibra el dulzor.

Elaborado por Bruno Murciano y David Sampedro. Esta pareja de sumilleres elaboraran vinos que provienen de la zona de Valencia, donde poseen algunas hectáreas de viñedo de una antigüedad de 80 años, con desnivel y rodeado de un pinar.

Bruno y David siguen prácticas orgánicas y biodinámicas potenciando su fragancia, su color y su tenacidad. Para este vino se han asociado con la bodega valenciana Valsan 1831.

Nombre del Vino: El novio perfecto.

Variedades: Viura y moscatel

Bodega: Compañía vitivinícola del mediterráneo.

Zona/D.O: Valencia

Añada: 2019

Graduación alcohólica: 10º

Precio: 8 euros.

Elaboración: 50% Moscatel y 50% Viura, donde las dos variedades se elaboran por separado, obteniendo un moscatel seco y cortando la fermentación de la Viura para mantener una concentración de azúcar.

Fase visual: Es un vino limpio y brillante. Con un color paja pálido y ribete verdoso. En copa, observamos una lágrima abundante de caída lenta.

Fase olfativa: Primera impresión agradable. En nariz encontramos una intensidad alta, con notas frutales tipo melón, melocotón y fruta muy madura. También reconocemos notas de miel, orejones y algún toque floral sutil.

Fase gustativa: Un ataque cálido, con una evolución refrescante, dulce y muy goloso. Finalmente un post-gusto largo con recuerdos a notas de piña.

Maridajes: Al ser un vino tan agradable en boca, no lo recomendaría para una comida copiosa. Sino más bien para  tomarlo en algún aperitivo, con patés, foie, aceitunas, chips…..Aunque en mi opinión, yo lo prefiero a media tarde con unas empanadas argentinas o como previa antes de cenar.

En definitiva, este blanco es toda una sorpresa. Un vino singular, de verdad, desde su concepción. Normal su éxito fuera de nuestras fronteras, sobre todo en las islas británicas.

Simplemente felicitar a esta pareja de sumilleres que han conseguido un vino blanco diferente a la mayoría y perfecto para esos aperitivos que tantos nos gustan con los amigos. Salud.

 

 

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *